️CATATUMBO: el relámpago de un conflicto; el problema no es la coca sino la cocaína.

Escrito por: Luis Eduardo Vergel Prada.

El Catatumbo (casa del trueno) es la zona del mundo donde más se observan relámpagos, fenómeno natural que se presenta entre el Lago de Maracaibo (Venezuela) y el Río Catatumbo (Colombia).

La Cuenca del Catatumbo tiene un área de 235.000 hectáreas y una longitud de 450 kilómetros, inicia en el municipio de Abrego y finaliza en el Lago de Maracaibo/Venezuela; recorre los municipios del Norte de Santander de Abrego, La Playa, Hacarí, Ocaña, El Carmen, Convención, El Tarra, Teorama, San Calixto, Tibú y Sardinata, además los municipios de González y Río de Oro en el Cesar, 13 municipios con una población alrededor de 380.000 habitantes.

Los PDET, Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, tienen presencia en ocho municipios de la Región Catatumbo del Norte de Santander: Hacarí, El Carmen, Convención, Teorama, San Calixto, El Tarra, Tibú y Sardinata.

Ahora, el nuevo Gobierno Popular del Presidente Gustavo Petro anuncia los Diálogos Sociales a nivel regional a fin de implementar la PAZ y que las comunidades participen activamente en la construcción del PND, Plan Nacional de Desarrollo, y sea el momento de acciones locales.

En este sentido, es pertinente que en Ocaña se lleve a cabo las mesas de trabajo del Diálogo Social del Catatumbo con las comunidades de sus municipios para discutir y proponer, entre otros, los siguientes temas que pueden conjugar la necesidad de crear una Zona Administrativa Especial:

  1. PAZ. Implementación inmediata del Acuerdo de Paz, diálogo con la guerrilla en el entendido que el conflicto de narcotráfico con grupos armados requiere una política internacional para que la paz sea real y total. La paz entre nosotros es tolerancia, entre diferentes criterios.
  2. CAMPO Y AGROINDUSTRIA.
    • Iniciar la compra de la cosecha de cebolla y demás cultivos para garantizar precios de sustentación al campesino y la puesta en distribución al consumidor final a través del modelo IDEMA, conjuntamente con la distribución de insumos para el agricultor.
    • Apoyar la agroindustria y la gastronomía (frutas, cebollitas, cafés, arepa, pan, cerveza artesanal, vino, bolegancho, dulcería, cocota, barbatusco, tamal y sancocho).
  3. SISTEMA VIAL. Los distintos municipios del Catatumbo necesitan un sistema vial que construya la interconexión para su desarrollo y agilidad en el transporte:
    • Las comunidades a través de las Juntas de Acción Comunal se encargarán del mantenimiento de vías y caminos veredales, aspecto ya anunciado por el señor Presidente.
    • Vías intermunicipales La Playa-Hacarí, Ocaña-Teorama-San Calixto, Ocaña-Convención-El
    Tarra, Ocaña-El Carmen-La Mata (Cesar).
    • Vía Ocaña y Los Ángeles-Morrinson (Cesar).
    • Vía Astilleros-Tibú-El Tarra- Convención-El Carmen- La Mata (Cesar).
    • Vía Ocaña-Cúcuta a dos carriles, paso necesario hacia el Caribe y el centro del país.
    • Ferrocarril binacional Cúcuta-Golfo de Maracaibo como eje vial que intercomunica y
    beneficia también al Catatumbo.
  4. SALUD.
    • El Hospital de Ocaña, Emiro Quintero Cañizares, es de segundo nivel, debe garantizar los servicios de tercer nivel para más de 300.000 habitantes de la región del Catatumbo.
    • Solicitar a la Ministra que incluya en la reforma de la salud la posibilidad de que el primer nivel de atención sea asumido por cada uno de los municipios de manera directa.

¿Se te ocurren más propuestas?

¿Qué pasa con la realidad que nadie quiere ver en Colombia?

Escrito por: Por: Andrea C. Arias - Columnista de la revista PrimerNombre.com

Cada día que pasa nos acercamos más a las elecciones legislativas y presidenciales, por lo que hay una contienda electoral constante entre todos los candidatos. Lo que más ha sido visible durante estos tiempos son las puyas que directa o indirectamente se lanzan entre partidos políticos, y los colombianos participamos como espectadores, sacando cada uno sus propias conclusiones. 

Sin embargo, a mi parecer, la atención a la que se han dirigido las elecciones está desenfocada. Principalmente, porque lo que nos debe interesar acerca de quienes pretenden gobernar son las soluciones que le darán a las problemáticas actuales, “no el dime que te diré”, que aunque es llamativo, no debería ser el foco. 

Es necesario que un político demuestre en sus discursos más empatía y sobre todo, más conocimiento de la realidad de nuestro país. 

Recordemos que más de 21 millones de personas viven en la pobreza y 7,4 millones en pobreza extrema. Y adivinen, ¿Qué? Según el último censo en 2020, somos 50,8 millones de habitantes. La pobreza representa más de la mitad de la población.  

Entonces, hablemos por ejemplo del más reciente informe de la Misión del Observatorio Electoral (MOE) ‘Mapa y factores de Riesgo Electoral’ donde se señala que 319 municipios de Colombia se encuentran en riesgo por factores de violencia. 

Nadie se atreve a ir a ninguno de esos lugares y mucho menos los políticos

De las casi 50 millones de personas que viven en Colombia, 38 millones de ellas, pueden votar. Pero, ¿qué pasa con quienes no pueden ni siquiera acercarse a un puesto de votación? quienes precisamente son los que necesitan alzar su voz, ser informados y sobre todo, participar. 

La democracia en Colombia está clasificada y no es para todos. Otro problema que le sumamos a este artículo. Me pregunto ¿Quién hablará por ellos? y ¿Quién se ocupará de sus problemas? 

Sólo en el norte de Quibdó un grupo conocido como ‘Los mexicanos’ cobra hasta 20 millones de pesos por realizar una campaña política. La violencia no ha terminado, el ELN y otros grupos armados han confinado a poblaciones enteras. Es un problema histórico al que un sólo político o partido no podría atacar. 

Se necesita mucho más que política…

Por otro lado, está la educación que tanto se menciona en las propuestas. El problema también va mucho más allá de tener buenas iniciativas. Comencemos con la situación de la niñez en nuestro país: Según el ICBF, en el primer trimestre del año se han registrado 2.855 casos de abuso sexual infantil. 

Diariamente se registran 66 casos de violencia contra niños. En el año 2017 fueron abandonados 3.254 menores, de los cuales, el 70% eran niños de escasos recursos y en la actualidad, un niño muere diariamente por desnutrición. 

Es obvio que muchos de esos niños y como consecuencia de la pandemia, la deserción escolar aumentó (más de 100 mil niños dejaron los estudios) y por supuesto, el acceso a la educación, por su parte, disminuyó más de 3 puntos. 

Pero si en Colombia, hay educación gratis ¿Por qué estas cifras tan alarmantes? Porque no hay coherencia entre las leyes y la realidad. Hay muchos niños obligados a trabajar, mendigando, drogándose o prostituyéndose, mientras otros combaten en las filas de ejércitos irregulares o sus casas no tienen cercanía con ninguna escuela. 

El problema radica en que los puntos necesarios para tener derecho a la educación no son garantizados por el Estado. Claramente, no es un problema que pueda solucionar una sola persona, pero es evidente que se necesita más unión para que haya más coherencia en nuestra constitución con las necesidades de los colombianos. 

¿Y en cuanto a la educación superior?

Escucho con atención muchos discursos y propuestas actuales que se dirigen a la inversión, pero ¿Qué pasa con la ley 30? Casi nunca nadie la menciona. 

Por lo menos, los candidatos al Congreso más representativos y reconocidos no lo hacen y es en el legislativo donde necesitamos el impulso a su reforma. Esta ley tiene desfinanciada a las universidades porque el principal problema radica en que no hay la suficiente inversión para cubrir los cupos que han crecido exponencialmente desde que se creó la ley hace 26 años

La desconexión de la realidad y el desconocimiento del contexto que está viviendo el país de los políticos y los ciudadanos comunes y corrientes no solo nos ha perjudicado a todos sino que ha polarizado el país completamente. 

Necesitamos dejar atrás el hambre de escándalo en nuestra cultura y cambiar los asuntos en nuestra mente que se roban más la atención.

En gran parte, es cierto que los líderes políticos deben ir más allá de lo que hacen (lo exigimos), pero también es cierto que quienes tenemos privilegios muchas veces cerramos los ojos ante muchos que no tienen nada. 

Necesitamos más empatía. Transformar el país no es solo una cuestión política, viene también de las raíces más profundas socioculturales que debemos reconocer y reiniciar. 

El federalismo metanivel

Escrito por: Manel Vega - Periodista, escritor y creador de contenido.

Federalismo “multinivel” en el 40 Congreso federal del PSOE. Bautizado y adjudicado. Está claro que la creatividad lingüística nunca sería políticamente uno de los puntos fuertes del progresismo, de las izquierdas y del PSOE/PSC en este país, y da igual como diga federalismo, dígalo como desee, mientras no “Digamos no”: "asimétrico", "plurinacional", "multinivel".

No debemos confundir pedantería, como da la impresión en este caso digno de estudio, con riqueza léxica, ni imprecisión con sencillez. Y uno de los puntos débiles, uno de los problemas de este siglo, es el lenguaje. Echen un vistazo a los informes PISA oa su alrededor. Por tanto, poca broma.

Y no sólo el lenguaje escrito, como éste a través del cual hablamos ahora mismo, queridos lectores, sino también el visual, o incluso el informático, porque la educación lingüística que forma parte del proceso de socialización y de vida en común tiene también un uso práctico como modo de vida y un carácter intencionado político e ideológico.

Es, por este motivo, necesaria una ética de la comunicación vinculada a este aprendizaje continúo en democracia, así como al reconocimiento de la diversidad lingüística y cultural de ese país.

El vocabulario que surgió ad hoc tras la muerte del dictador Franco por la necesidad de hablar sobre la realidad económica, social y política en Cataluña y en España fue uno de los reflejos de la sociedad en la que se vivía en aquellos años convulsos y sanguinarios de la Transición.

¿Lo es ahora? Por qué el federalismo se llama “multinivel”, y no “metanivel”, si al nuevo mundo digital que vendrá después de Internet y de las redes sociales, por el que apuestan los inversores y las tecnológicas, como por ejemplo Facebook, se dice “metaversos”.

Porque el fin no es hacerse entenderse, ni ser modernito, sino todo lo contrario: la propaganda en su peor sentido, hacer lavadero: confundir y crear conflicto para ganar las próximas elecciones y mantener el poder, si no ganar- más.Y cómo terminará la película, se preguntarán ustedes.

¿Acabará con una Cataluña independiente? ¿O con un Estado federal asimétrico español, tal y como propone el catedrático y el político socialista, y cofundador del PSC, Isidre Molas en El federalismo visto por Isidre Molas?

Acabe como acabe, si es que no es de las películas que tienen final abierto, o son, al caso, una temporada de una serie, tengan por seguro que seguiremos hablando, con viejas o nuevas palabras, con viejas o nuevas Constituciones, pero con la prudencia y la sabiduría de quien lo vivió en primera persona.

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DUQUE SOBRE OCAÑA

Señor Presidente,

Decidí acudir a su señoría con el propósito de darle a conocer las arbitrariedades y los desastres criminales que se cometieron en los últimos 16 años en la ciudad de Ocaña, con la anuencia y la mirada infame de los funcionarios públicos responsables de las desgracias que hoy vivimos los habitantes de esta olvidada zona de la geografía colombiana:

Primera parte. Otorgamiento de licencias sin observancia de ley.

  1. Autorización para remover aproximadamente 50 hectáreas pertenecientes a la vereda de Piedrapartida, afectando las veredas circundantes de El Danubio, Carrizal y Venadillo. Acá se ejecutaron movimientos de tierra y, por ende, se talaron bosques espesos y especies endémicas; además se rellenaron humedales por doquier.

Nota aclaratoria: Los ordinales del 1al 6, conformaron los cerros tutelares devorados inclementemente (otrora pulmones de la ciudad); siendo avalados para la construcción de vivienda urbana sin el lleno de los requisitos de ley, en presunta connivencia ilícita entre ciertos empleados del Estado con asiento en el municipio de Ocaña y constructores "de medio pelo".

En tal sentido, con el debido respeto requiero de sus buenos oficios, para que el contratista y la interventoría aclaren la obra del Box Culvert, que se desarrolló en los barrios de Tacaloa, La Piñuela y La Quebrada el Tejar, por un monto inicial de 23.000 millones de pesos (un "elefante blanco").

Para el compendio anterior, señor presidente, de manera cordial, espero que su voluntad la materialice con el interés de que se descubra la verdad, lo hago en calidad de miembro del comité de la veeduría ciudadana El Poder de la Coincidencia.

Así pues, con estos argumentos ruego se nombre una comisión de alto nivel que investigue lo referido. Pero, le sugiero no incluir en ésta a ningún funcionario regional, porque sería "gastar pólvora en gallinazos". Por la conexión laboral de sus familiares con los órganos de control.

En contexto

El siguiente resumen se origina del sentir y la necesidad de una población duramente flagelada por violencia fratricida:

A. La ciudad de Ocaña es receptora de la problemática social del Catatumbo. Actualmente cuenta con un hospital de segundo nivel, con 150 camas y un potencial de población de 300.000 en su zona de influencia. Pero, la logística no alcanza a suplir su cobertura de atención médico científica.

Por las razones exhibidas es urgente la definición de un hospital, que reúna las características de un tercer nivel con los medios logísticos, científicos y de su capital humano en las diferentes especialidades.

B. Por otro lado, deseo en nombre de los ocañeros pedir por su conducto la diligencia de la Superintendencia de Servicios Públicos, puesto que desde la creación de la entidad llamada- ESPO (1992),  prestadora de los servicios de acueducto, alcantarillado y aseo, históricamente la ciudadanía ha  sospechado una cohabitación ilegal, resultando perjudicados los usuarios, por una postura  y mixtura de  incoherencias de:  organizaciones privadas, dirigentes leguleyos de Cúcuta, gobernantes mañosos y, uno que otro, funcionario solapado o  "pillos" y algunos medios que callan para proteger la pauta publicitaria.

C. El río Tejo fue la primera fuente de donde se tomaba el agua apta para el consumo humano. Hoy, el río Tejo que recorre la ciudad de sur a norte, sus aguas están en un 100% contaminadas, prácticamente es una cloaca que no se soporta, porque recibe las aguas residuales del perímetro urbano.

De acuerdo con lo investigado y la asesoría obtenida, es de carácter prioritario la terminación y puesta en marcha de la obra del interceptor sobre el río Tejo, que conduzca hasta la plaza de ferias Daniel Enrique Lemus.

Asimismo, el diseño y construcción del emisario final del mencionado rio, que vaya desde la plaza referida hasta la vereda El Llano de los Trigos (2 km).

No me motiva en el caso particular, ningún pensamiento ideológico para la formulación de la petición; únicamente el ver crecer y progresar a la tierra que todo me lo ha dado.

"Sobre el lecho arenoso de las fuentes exhaustas rezo, ¡quién lo creyera!, por el alma del agua". Adolfo Milanés.

Cordialmente,

Gustavo Adolfo Casadiego Angarita.

DIRIGENCIA ESCONDIDA EN NORTE DE SANTANDER

La invisibilidad de la dirigencia en Norte de Santander indigna, el desamparo al que estamos expuestos por la negligencia e incapacidad de nuestros gobernantes es aterradora.

Mientras en otros departamentos y municipios sus alcaldes y gobernadores ponen frente a la grave crisis que hoy día se vive, los nuestros parecen esconderse, y algunos de éstos sólo se dedican a exhibirse a través de publirreportajes de insignificantes gestiones, cual actores de Hollywood fuesen, reclamando por demás, su alfombra roja.

No hay una voz de aliento, no existe claridad ni mucho menos coherencia en los pocos mensajes que se envían.

Crisis visible

La situación es desesperanzadora, los problemas aumentan día a día; el fétido olor a hambre recorre las calles; en silencio y soledad el pueblo solloza; los oídos de los dirigentes e instituciones están obstruidos, tal parece que les aparecieron cataratas en los ojos que les impide ver el sufrimiento de los nuestros.

Las neveras llenas de unos pocos contrastan con la famélica situación de una mayoría acostumbrada a trabajar, hoy condenada a la ignominia y al olvido.

Las incesantes penumbras que afrontan familias enteras en esta época de crisis en Norte de Santander, golpean cada vez con mayor contundencia la moral y la fe de un pueblo, que se refugia en una vaga esperanza en que pronto todo volverá a ser como antes.

Los trapos rojos en las ventanas que fungen como emblema del desgarrador grito de hambre de los moradores van en aumento, sin embargo, los dirigentes de turno, cual daltónicos fuesen, pasan inadvertidos de manera socarrona e indignante.

Exceptuando una minúscula representación parlamentaria que por lo menos ha puesto en conocimiento del gobierno nacional la difícil situación de la región, la mayoría se ha dedicado a vacacionar, eso sí, cobrando los millones que se les consigna sin falta mensualmente.

Deuda con la sociedad

¡Ojo! La dirigencia no son sólo los electos popularmente o pertenecientes al sector público, también le corresponde una gran porción de responsabilidad a sectores hoy desaparecidos ante la crisis, que han usufructuado por décadas lo que es de todos, obteniendo grandes réditos.

Este es el momento de devolverle al pueblo, por lo menos una pequeña fracción de todo lo que han ganado.

Las Instituciones, los gremios, el sector financiero, los medios de comunicación, la academia, entre otras, deben empezar a liderar estrategias de mitigación del impacto que está generando la pandemia y la corrupción como ese cruel cáncer que ya hizo metástasis en Norte de Santander.

Es imperdonable que hoy se sigan escondiendo, esta es la oportunidad de enaltecer sus organizaciones.

Ya lo decía “Václav Havel” en uno de sus mejores discursos en 1995:

"El mejor gobierno del mundo, el mejor parlamento y el mejor presidente no pueden lograr mucho por sí solos. Sería igual de erróneo esperar un remedio general que tan solamente procediera de ellos. La libertad y la democracia implican la participación y, por tanto, la responsabilidad de todos nosotros".

EL PASEO DE LAS MUESTRAS EN EL CONTEXTO DE UNA PANDEMIA

Los servicios de salud que presta el municipio de Ocaña impactan a cerca de 300 mil usuarios, en su mayoría provenientes de la región del Catatumbo y el sur del Cesar, convirtiendo a la Empresa Social del Estado Hospital Emiro Quintero Cañizares (ESE HEQC), como la principal institución prestadora de este servicio en la región.

Indudablemente las circunstancias por las que hoy atraviesa el mundo, coloca como platillo principal en las disertaciones de la gente la problemática de la salud; la pandemia producida por el Covid-19 ha desnudado las precariedades presentes en los organismos de salud, agudizado en regiones como la nuestra, que cuentan únicamente con un hospital de segundo nivel.

Expliquemos un poco como funciona el proceso de traslado y realización del análisis de muestras del Covid-19.

Diagnóstico lento

Las ESEs y diversas Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud (IPSs) de la región, toman las muestras a los pacientes con sospecha de contagio; posteriormente se envían a la capital del departamento para que el Instituto Departamental de Salud (IDS) las recepcione y este a su vez las envíe al Instituto Nacional de Salud (INS) con sede en Bogotá y procedan a realizar el respectivo análisis.

Es de público conocimiento la cantidad excesiva de muestras represadas en el INS, por tal razón, ya 10 departamentos cuentan con 37 laboratorios avalados para realizar diagnósticos del SARS-Cov2. Anexo gráfica.

Fuente: Instituto Nacional de Salud.

Aquí viene el primer interrogante, ¿por qué nuestro departamento aún no cuenta con uno de estos laboratorios? La celeridad que daría en los resultados de las pruebas realizadas en la región sería importantísima para el control de la pandemia.

Por otro lado, municipios como Floridablanca o Bucaramanga que están a 4 horas de Ocaña, ya cuentan con estos laboratorios, ¿no sería una buena gestión que las pruebas tomadas en el municipio se enviaran a estos últimos laboratorios y no tener que hacer el trasbordo en Cúcuta para que finalmente vayan a Bogotá?

Si bien la utilización de estos laboratorios para la práctica de análisis de muestras del SARS-Cov2 traerían un costo significativo al municipio, la situación sui generis justificaría sin duda alguna dicha inversión. 

Hacemos un llamado a la dirigencia nortesantandereana en cabeza del Gobernador Silvano Serrano, a los parlamentarios, alcaldes, diputados y concejales, para que dinamicen la puesta en marcha de uno de estos laboratorios, no podemos continuar esperando que los resultados de las muestras tarden hasta 15 días, colocando en grave riesgo a toda la población, esto sin contar que el número de pruebas aplicadas es irrisorio en comparación con el número de habitantes.

LOS JÓVENES EN COLOMBIA NO ESTÁN TAN LOCOS

Escrito por: Juan Camilo Baracchi Velez- columnista de la revista digital PrimerNombre.com

Como en algún momento Ana Frank decidió hacer un diario para escribir todo aquello que ocurría en Bergen-Belsen y Auschwitz, a mí, rescatando algunos trozos de esperanza innatos, me nació por medio de esta columna relatar la realidad de lo que ocurre en mi país con relación a los jóvenes.

Empecemos con las bases

En el siglo XXI, los jóvenes son la generación más preparada académicamente y con mayor acceso a educación - sin embargo, sigue siendo un pilar fundamental para mejorar urgentemente - pero en contraste tienen menos posibilidades de empleo.

Si los jóvenes tienen más acceso a la educación, crece automáticamente la cercanía a la información y tecnologías, e incluso la comunicación, pero en realidad, aunque así sea, poseen menos proximidad a los mecanismos de poder y participación en la toma de decisiones.

Figura 1. Pobreza y exclusión. Dimensiones e impacto en la vida y realidad de los jóvenes en América Latina. Ernesto Espíndola.

Si analizamos los niveles económico, productivo y cultural, pese a nuestra mayor formación e información, no somos tenidos en cuenta, como tampoco que siendo la generación más educada y con más conocimiento somos los más aptos para el cambio y los encargados de globalizar al país.

Como vemos, los jóvenes tienen deficientes cuotas de participación en las instituciones y corporaciones públicas, además poco acceso en los espacios sociales y económicos.

Atando cabos

Una vez entendido esto podemos comprender las preocupantes cifras de maternidad en adolescentes, las enfermedades de transmisión sexual, los suicidios y el alto consumo de sustancias psicoactivas en esta población.

Ernesto Espíndola ha hecho una conclusión importante con relación al vuelco que deben dar los jóvenes en la historia, si bien es cierto que, somos una generación educada, en ciertos aspectos, entonces la generación que gobierna y participa en los espacios de poder tiene que adaptarse más a nosotros.

Esta premisa se compone de una gran responsabilidad que debemos asumir los jóvenes en el rol de nuestras vidas, somos educados, pero hay que luchar por demostrarlo y participar en los espacios de poder para garantizar que el país sea globalizado a la altura de satisfacer necesidades no solo básicas, sino que correspondan influyan benéficamente en los indicadores mundiales.

Mi invitación a todos los jóvenes es a participar cada vez más en los espacios de poder, a sembrar semillas en cada joven para que podamos ganar y dejar un legado a nuestras próximas generaciones.

Cito a Gabriel Medina: "Somos las nuevas generaciones, los más capaces para imaginar, construir y operacionalizar proyectos contrahegemónicos, heterarquicos y transformadores".

¡Arriba la educación pública de calidad!

Edición: Daicy Echeverri- Directora de la revista digital PrimerNombre.com

SINCELEJO: “EL QUE PAGA PARA LLEGAR, LLEGA PARA ROBAR”

Escrito por:  Juan Camilo Baracchi- Columnista de la revista PrimerNombre.com

Con tan solo quince años comencé a entender que mi pasión por el arte de servir había nacido conmigo, que lo que siempre he hecho es precisamente eso, servir. Pero no a todos he podido cumplirle.

No gozo de un poder tan grande en este momento que me permita hacerlo, pero independientemente de si lo he hecho o no, he estudiado un poco a Sincelejo desde las experiencias que he vivido, y de las personas con las que he trabajado, y a donde he llegado a sembrar mi semilla.

Empoderamiento ciudadano

Hace pocos días fui a darle una charla a unos muchachos en un colegio de la zona norte, sobre lo importante que somos en la sociedad.

Algo así como "Empoderamiento ciudadano", con unos componentes más allá de lo social, tocando el eje transversal de la vida misma, y no fue nada fácil, porque a 20 metros hacia unas pocas horas se había asesinado a un joven. 

Es tan duro hablarles a personas que tienen problemas mucho más grandes que lo que pasa en lo público, muchos ni siquiera tienen interés en participar en una elección, sin embargo, les hablaba, y ellos contestaban con el dolor en su rostro por las vivencias cotidianas.

Es crítico lo que sucede en Sincelejo

Esta ciudad ha recibido más de 140. 000 habitantes víctimas del conflicto armado, y se han creado barrios alrededor de la ciudad llenos de nuevos pobladores que carecen de titulación de sus hogares, no cuentan con servicio eléctrico ni de agua potable como en la zona corregimental.

Son necesidades que nos asombramos cuando vemos en África o en la Guajira, y no a unos cuantos minutos de nuestros hogares.

Ante nuestros ojos, es notorio el abandono del Gobierno Nacional y del actual alcalde, y, el Gobernador, nunca levantó la voz y cerró sus ojos con la problemática que vive el municipio.

Por eso, como alguien inquieto, me surgen dudas:

¿Para qué pavimentar muchas calles que no lo demandan?

No sólo requerimos cemento. Es vital resarcir el daño que le han ocasionado a las víctimas. Ofreciéndole primero satisfacer sus necesidades básicas, y llegando con programas sociales, con centros de atención, con programas de cultura y de deporte, a inculcarles educación mientras paralelamente se les resuelve lo básico.

¿Qué se hace con el dinero que recauda el municipio para el adulto mayor?

Cerraron el Centro de Vida del Adulto Mayor a nuestros ancianos y los comedores comunitarios ¿Cuántos programas sociales han interrumpido para hacer obras en las que hay posibilidades de robar?

Hay que ir a Laguna Flor, a Casas de Israel, al Jordán en donde se vive en cambuches de palo y hasta a El Poblado, lugar que toca pagar para entrar y así entender que no ha existido ningún cambio.

A escasos cinco minutos de tu casa, o de la mía se derrumba la sociedad.  Incluso si allá vives, sabrás que mientras el cemento cubre las fachadas, la miseria se consume la humanidad.

¿Y qué podemos hacer?

Necesitamos ser conscientes de lo que pasa, ser responsables de nuestros actos, así como de nuestro voto.

Elegir bien por quién votar el 27 de octubre no es una decisión obligada, es un poder para volver a comenzar. Tu responsabilidad y la mía es elegir a un candidato que tenga buenas ideas y que las ejecute.

Estamos en un momento coyuntural, hay jóvenes participando en política, gestores que nos han demostrado su capacidad y candidatos que sí nos entienden.

Llegó la hora de votar a conciencia ¡Demostremos que el voto de opinión tiene mucho más poder que la maquinaria que oprime al pueblo!

Tenemos más poder que unos corruptos pidiendo votos por puestos como se ha evidenciado con "nuestro alcalde" Jacobo Quessep*, como si el voto no fuera un derecho.

A usted señor, con todo el respeto, le digo que, primero, no siga desprestigiando la política; la política es para los que amamos servir, no para enriquecerse y construir mansiones, porque quien es amante de los lujos debe tener empresa privada, donde sí se puede hacer dinero legalmente.

Y en segundo, le cuento que sí hay lideres dispuestos a luchar por esta ciudad como debe ser.

Sincelejo no ha superado el hambre, la miseria, y exigimos líderes que sean voceros de esas necesidades, no solo políticos, líderes en los barrios, en las escuelas, en las empresas privadas, y claramente elegir un buen administrador de nuestros recursos.

Por eso te invito, a ti amigo que me lees, a que elijas lo que sea mejor para esta ciudad y departamento.

Elige bien, y haz parte de un tejido social que cree en una nueva ciudad. Estudia los candidatos y conoce lo que quieren hacer.

¡Decide tú!

Nunca vendas tu voto, porque el que paga para llegar, llega para robar.

*La opinión de nuestros columnistas es personal y no representa necesariamente nuestra posición ni compromete a la revista digital PrimerNombre.com

DUQUE: PERDIÓ EL AÑO

Por Jorge Enrique Robledo / @JERobledo

A una pregunta sobre el balance del primer año del presidente Duque, respondí: perdió el año, con bajísimas calificaciones, y eso que en mi larga experiencia docente no gané fama de profesor cuchilla.

Y le di la razón a mi entrevistadora acerca de que el nuevo inquilino de la Casa de Nariño recibió de Santos un país en crisis, pero precisándole que Duque la empeoró porque continuó con las políticas económicas y sociales de su antecesor. Como se sabía, Duque I resultó ser como habría sido Santos III.

Porque la política agraria e industrial de Duque es la misma de Santos: para Colombia es mejor importar lo que podemos producir, nos dicen los mismos con las mismas, tratándonos como a idiotas.

Fue entre indignante y cómico ver al Ministro de Agricultura en la Comisión Quinta del Senado, en la primera semana de gobierno, calificando de excelente la balanza comercial del sector –no obstante los 13 millones de toneladas de importaciones–, hasta el punto que tocó hacerle notar que no estaba defendiendo la política agraria de Duque sino la de Santos, gobierno al que ellos derrotaron, según dijeron con razón, por malo.

Igual puede decirse de la situación de la industria, con agravantes. Duque fue especialmente cínico en su engaño a los confeccionistas, a los que, como candidato, les juró que neutralizaría el dumping de los productos asiáticos heredado de Santos.

Pero como Presidente les puso descarado conejo y les encimó algo de sadismo al demandar los artículos de la ley que frena las importaciones asiáticas.

Nos tocó además padecer a Duque en China, mudo ante sus prendas subsidiadas, mientras hacía demagogia con que les venderíamos bananos y aguacates. Y no es que sea negativo exportar frutas. Bienvenidas. Pero que no se usen para engañar a los colombianos diciéndoles que así saldrá de la olla la producción nacional.

En la base de la profunda crisis nacional, incluida la fiscal, que también encarece al dólar, está el altísimo déficit de las cuentas externas, de 12.908 millones de dólares (2018), el 3,8 por ciento del PIB, uno de los peores del mundo, porque se importa en exceso.

Y eso que los neoliberales ocultan que las cifras no son peores por las platas del narcotráfico y los 6.325 millones de dólares en remesas que envían los 4,7 millones de colombianos que viven en el exterior y que –cual venezolanos, desempleados y empobrecidos– tuvieron que salir del país.

De ahí que el desempleo, el rebusque y la pobreza hayan empeorado. También siguieron Duque y los suyos con las malas políticas en salud y educación.

Y el país no olvida que el Centro Democrático, con la ayuda de Duque, saboteó la consulta anticorrupción, a la que no obstante le sacó el jugo que pudo el día de su gran votación, para luego no promover que se aprobara su articulado en el Congreso.

Y causó repudio que defendiera a Carrasquilla y les entregara el control de los grandes negocios de la infraestructura a dos cercanísimas de Sarmiento Angulo.

En lo que tiene que ver con la política, todo un año de menos que nada. Cero de reforma a la justicia y al sistema electoral, más el rotundo y bienvenido fracaso de su intentona de dañar a la JEP, entre otras razones, porque Duque y sus conmilitones no pueden renunciar a la viveza de mantener “emberracados” a los colombianos, no sea que aumenten las deserciones entre sus filas y se les empeoren las encuestas.

Y pésima su posición, porque lo descarta como demócrata, de considerar como un asunto menor “la jugadita” con las que se violó la ley del estatuto de la oposición.

Contrario a lo que se dice, a Duque no le ha ido tan mal en el Congreso, cuyas mayorías –conformadas por los exsantistas y los del Centro Democrático que lo eligieron Presidente– le han aprobado todas sus pésimas leyes económicas: presupuesto, reforma tributaria, ley de las TIC, Plan de Subdesarrollo, ingreso a la OCDE, a lo que le sumaron acordarse para defender a Carrasquilla y al Fiscal Martínez.

“Son los negocios, socio”, diría el guasón. Negocios lubricados con mermelada y dañinos para el país, debe agregarse.

Hay entonces suficientes coincidencias entre ellos para concluir que las tensiones de la Casa de Nariño con sus semejantes en el Congreso no son por razones de fondo –seguramente exceptuando los asuntos del proceso de paz–, sino de forma.

Y se limitan a que Duque, para engañar a la galería, quiere darles tratamiento de amantes, compartiendo con ellos pero sin lucirlos en público, mientras que los otros aspiran a boda en la Catedral con las mejores galas y fotos y reseñas en las páginas políticas y sociales de los medios. El paso de los días dirá quién doblegó a quién en este pleito menor.

Bogotá, 30 de agosto de 2019.

PUEBLO NUEVO: ENCALLADO Y OLVIDADO EN LA MONTAÑA

Pueblo Nuevo es un corregimiento de Ocaña, de los más pintorescos de la región se encuentra a 1.671 metros a tan solo treinta minutos (9,5 Km) de la cabecera municipal por la vía Agua de la Virgen, cuenta con un clima privilegiado entre 18° y 20°C, está rodeado de montañas, y es cuna de gente amable, trabajadora y servicial.

Un poco de historia

Antes de hablar de este bello lugar es importante recorrer su historia; Monseñor Manuel Benjamín Pacheco, cuenta en su Monografía Eclesiástica de la Parroquia de Ocaña, que en 1728 la Real Audiencia de Santa Fe confiere los terrenos del sitio denominado “Potrero Chico” a don Jerónimo Romero y es así como se construyen algunas viviendas de recreo con mano de obra indígena y para 1735 se constituye como uno de los sitios preferidos para vacacionar.

Su nombre cambió en ese mismo año, por Pueblo Nuevo de San Andrés.

En la obra Floresta de Santa Marta de Alférez Nicolás de la Rosa, del año 1739 se refiere a Pueblo Nuevo como Parroquia de Indios: “La parroquia de San Diego de Pueblo Nuevo, que pertenece a la misma religión seráfica”, junto con las parroquias de indios de San Sebastián de la Loma, San Antonio de Borotaré, Candelaria de Buenavista y Santa Catalina de Aspacica.

La ruta que une departamentos

Pueblo nuevo en la época de la colonia fue usado como ruta de tránsito de mercaderías, ésta partía desde el sur de la ciudad en lo que conocemos como El Tejarito, subía hasta Pueblo Nuevo y de allí caía a Los Ángeles para luego dirigirse hacia Totumal-Puerto Ocaña, incluso en la revista Mercantil de 1896 se habla de este camino como una vía de comunicación entre los departamentos de Santander y Magdalena.

Es importante recordar que este territorio se destaca en la historia porque por allí entraron a Ocaña las tropas liberales comandadas por los generales Gabriel Vargas Santos, Foción Soto, Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera el 8 de junio de 1900 desde Los Ángeles por la trocha de Torcoroma (Pueblo Nuevo), después de haber sido derrotados en la famosa batalla de Palonegro.

Estancados en el tiempo

Con el pasar del tiempo la ciudad de Ocaña se ha ido modernizando, pero corregimientos como Pueblo Nuevo se han quedado estancados en el tiempo como una fotografía; conserva sus casas de tapia pisada y bahareque, con techos de paja y de zinc y una que otra de ladrillo con techo de teja, la iglesia poco ha cambiado desde su construcción y fue declarada Bien de Interés Cultural de Carácter Departamental, mediante Decreto 1144 de 2003, expedido por la Gobernación de Norte de Santander.

El corregimiento se encuentra en total olvido “aquí solo se asoman los políticos en época de elecciones a buscar votos” comentan varios de sus habitantes. Y tan olvidados estarán por el estado y las fuerzas militares, que se convirtió en el epicentro del conflicto generado por los grupos paramilitares que llegaron a Ocaña a finales de los noventa.

Allí montaron su base de operaciones ilegales generando en los habitantes temor y desplazamiento convirtiéndose en “Uno de los lugares vetados para visitar”.

Un nuevo renacer

Después de 20 años este mal episodio en la historia del corregimiento ha quedado atrás y hoy en día se reconstruye su identidad y el tejido social “Entre las fibras del fique” así se denomina un proyecto que asocia a casi 30 mujeres que se dedican a revivir esta tradicional labor de procesar e hilar las fibras de fique para luego tejer con ellas todo tipo de artesanías y bolsos, que se venden en varias ciudades del país.

En este rinconcito de Ocaña actualmente se fabrica y vende vino de corozo y se cultiva café, además se encuentran sembrados cultivos de plátano, yuca, naranja, entre otros, lo que nos demuestra claramente que después de la tormenta, viene la calma.

Es importante hacer énfasis que la carretera se encuentra en muy mal estado al igual que la iglesia, hace falta presencia de los entes de control como la Policía o el Ejército Nacional, ocasionando que se presenten constantemente robos, atracos y secuestros.

Este es un llamado a la Administración Municipal a mirar hacia los corregimientos y veredas del municipio, cuyos habitantes se sienten solos y desamparados por el estado; recuerden que el sector rural también hace parte de Ocaña, no solo su casco urbano.

Referencias:

Monografía Eclesiástica de la Parroquia de Ocaña. Manuel Benjamín Pacheco.  Biblioteca de Autores Ocañeros, Volumen 5, Bogotá, 1970. P.297.

Ocaña colonial. Jorge Meléndez Sánchez. Ecoe, Bogotá, 1984

Revista Mercantil No.16, Ocaña, 1896.

Edición: Directores de la revista PrimerNombre.com

Créditos de fotografía: Ángela María Sánchez Chinchilla