Columnistas Opinión política

EL OTRO ACTOR DE LA GUERRA EN COLOMBIA: LAS MÁS GRANDES MASACRES

En mi primera columna para este medio omití hablar del paramilitarismo como grupo armado y parte activa del conflicto en Colombia, porque para escribir acerca de “los paras” se necesitarían enciclopedias completas y no por lo significativo de sus actuaciones, sino por los hechos de barbarie que han venido cometiendo desde la década de los setenta.

Los paramilitares se conocen en nuestro país como grupos armados ilegales de extrema derecha, que presuntamente, se crearon para combatir a los grupos armados de extrema izquierda, las guerrillas.

En el crecimiento y fortalecimiento histórico de estos grupos se han vinculado agentes del Estado como policías, militares y representantes políticos como el polémico senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez; algunos de éstos ya tras las rejas después de las declaraciones de Salvatore Mancuso, conocido paramilitar y narcotraficante, exjefe de las AUC.

En las declaraciones dadas por Mancuso a Caracol Radio y publicadas por la Revista Semana en su medio virtual, el 5 de noviembre de 2012, afirma que, “desde una cárcel en Estados Unidos, las autodefensas financiaron la campaña reeleccionista de Álvaro Uribe Vélez y si él daba un testimonio más profundo sobre el tema, le sería retirada la protección a sus familiares en Colombia” lo que deja en evidencia la corrupción y la manipulación de testigos.

Además, en otro testimonio dado a El País.com.co, el 18 de septiembre de 2014, afirma: “Uribe nos extraditó a Estados Unidos para silenciarnos” manifiesta que se han usado tácticas sucias como amenazas de muerte a testigos para que no digan nada o declaren en contra, y aunque las autodefensas han comenzado a desmovilizarse, es probable que vuelvan a delinquir por falta de claridad jurídica y resocialización.

Como ya lo había mencionado en otro artículo, las guerrillas en Colombia aparecen por los años cincuenta, y luego, durante los años setenta, buscan adquirir poder, liderazgo social y político; debido a esto, se elabora el Estatuto de Seguridad y Defensa de la Democracia, expedido en 1978, el cual contiene los fundamentos para combatir a los grupos guerrilleros mediante mecanismos que garantice la defensa de los civiles y la creación de autodefensas.

Con base en dichas normas, los encargados de la fuerza pública colombiana adiestraron, adoctrinaron y dotaron de armamento a civiles en áreas de conflicto con la finalidad que la ciudadanía se involucrara en el conflicto armado y ayudara a las fuerzas militares a derrotar a los grupos insurgentes, dicho Estatuto de Seguridad tuvo muchas críticas debido al irrespeto de los derechos humanos y el involucrar civiles en el conflicto interno.

Estos grupos nacieron con la denominación autodefensas campesinas, que se extendieron por diversas regiones del territorio nacional con la participación y financiación de hacendados, campesinos, dueños de pequeñas empresas, etc., que luego fueron transformándose hasta que en los años noventa se les conoció como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que se lucraban de extorsiones, secuestros y narcotráfico, exactamente igual que la guerrilla a la que combatían. 

Algunas de las más atroces masacres perpetuadas por estos grupos son:

Masacre del Aro: cometida en uno de los corregimientos de Ituango, Antioquia el 22 de octubre de 1997, en ella perdieron la vida más de 15 campesinos en estado de indefensión, mientras otros tantos fueron despojados de sus bienes y obligados al desplazamiento de sus tierras.

Muchos de los habitantes del lugar afirman que para transportar a los paramilitares se usó un helicóptero de la gobernación.

El 19 de abril de 2007 el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien para la época en que ocurrieron los hechos era gobernador de Antioquia, dijo que era imposible que se hubiera utilizado alguno de los dos helicópteros porque todo estaba en los registros y cartas de vuelo.


Hidroituango, masacres, desplazamiento, corrupción y un denominador común: Álvaro Uribe Vélez:https://lapipa.co/hidroituango-masacres-desplazamiento-corrupcion-y-un-denominador-comun-alvaro-uribe-velez/

Masacre de Mapiripán: hechos ocurridos entre el 15 y el 20 de julio de 1997, en el municipio Mapiripán del departamento del Meta que costó la vida al menos de 200 personas, víctimas de grupos paramilitares provenientes de diferentes partes del país.

¿Por qué Mapiripán?https://verdadabierta.com/ipor-que-mapiripan/

Masacre de Segobia, en Antioquia, ocurrió el  11 de noviembre de 1988,  estuvo liderada por Fidel Castaño. Dejó un saldo de 46 personas asesinadas y 45 heridas. Se realizó con el fin de eliminar a los militantes de la Unión Patriótica que habían ganado las elecciones de marzo de 1988.3

Masacre de El Salado, cometida entre el 16 y el 22 de febrero del 2000, aunque otras fuentes hablan de que la masacre se alargó durante dos semanas. El asesinato masivo fue cometido por el Bloque Norte y Bloque Héroes de los Montes de María de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que comandaba Rodrigo Tovar Pupo (alias ‘Jorge 40’) y Rodrigo Mercado Pelufo.​4

Masacre de San José de Apartadó, fue un asesinato masivo ocurrido el 21 de febrero de 2005 en la vereda Mulatos Medios, corregimiento de San José de Apartadó (Antioquia), y en la vereda La Resbalosa, municipio de Tierralta (Córdoba) donde fueron asesinados 3 niños y 5 adultos entre hombres y mujeres.

De la masacre se acusa a varios miembros del Ejército Nacional de Colombia en compañía de miembros del grupo paramilitar conocido como Autodefensas Unidas de Colombia. ​ El ejército insistió por largo tiempo en que los autores habían sido las FARC.

Masacre de Chengue, tuvo lugar en la población de Chengue ubicada en los Montes de María corregimiento de Ovejas (Sucre) en la madrugada del 17 de enero de 2001; fueron asesinadas 27 personas de manera silenciosa por cuenta de 60 paramilitares que se transportaron en tres camiones y asesinaron a sus víctimas golpeándolas en la cabeza con un mortero de hierro, también usaron cuchillos, machetes y algunas víctimas fueron degolladas.6

Masacre de El Tomate, fue una matanza ocurrida el 30 de agosto de 1988 en un  municipio de Córdoba donde fueron asesinados 16 campesinos y quemadas varias casas, durante un ataque perpetrado por paramilitares. Al igual que otras masacres no tuvo una razón específica aunque la hipótesis más aceptada fue por la supuesta ayuda de los campesinos a las guerrillas del ELN y EPL y la presencia de las FARC en la zona.7

La masacre de La Gabarra  ocurrida la noche del 21 de agosto de 1999 en un corregimiento cerca al Municipio de TibúNorte de Santander en límites con Venezuela. Fue perpetrada contra civiles desarmados acusados de colaboradores de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC.

Entre 35 y 43 personas fueron masacradas, aunque otras versiones de testigos señalan más de 100 personas asesinadas, ya que no se tienen en cuenta los asesinatos perpetrados los días siguientes en los campos, otros fueron desmembrados y lanzados a los ríos cercanos, y algunos cadáveres fueron retirados por sus familiares antes de la llegada del CTI al día siguiente.

Masacre de Macayepo,  fue ejecutada el 14 de octubre del año 2000  en un corregimiento en la jurisdicción de El Carmen de Bolívar en el departamento de Bolívar donde fueron asesinados 66 campesinos y cerca de 246 familias fueron desplazadas de su territorio.

En el año 2010 La Corte Suprema de Justicia condenó al entonces senador de la República Álvaro García Romero a pagar 40 años de prisión por encontrarlo culpable de ser uno de los perpetradores de la masacre así como por desviar dineros públicos para financiar al grupo paramilitar autor del crimen.

Masacre de Bahía Portete,  fue un asesinato masivo en una localidad del municipio de Uribia, en el departamento de La Guajira, el 18 de abril de 2004, donde asesinaron a 12 personas y desapareció una. Aproximadamente 600 personas fueron desplazadas contra su voluntad y se refugiaron en la vecina Venezuela.

Los hombres de Jorge 40, conocidos por alias “Pablo” y “Chema Bala” dispararon contra el grupo indígena en la Bahía Portete después de recibir informes de que estos estaban perpetrando “secuestros y robos” en la región. Cinco miembros de la familia-Fince Epinayú fueron asesinados, acusados de secuestrar a un inmigrante libanés.

Masacre de Caño Sibao,  fue un asesinato masivo ocurrido en el sitio de Caño Sibao, Meta el 31 de mayo de 1992 en el marco del genocidio político en contra de la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano.

En dicho evento fueron asesinados por fuerzas paramilitares los dirigentes comunistas William Ocampo Castillo (alcalde electo de El Castillo, Meta), María Mercedes Méndez (alcaldesa saliente del mismo municipio), Rosa Peña Rodríguez (tesorera municipal de El Castillo), Ernesto Sarralde (asesor agrícola) y Antonio Agudelo (funcionario de la Alcaldía). Sobrevivió al atentado el funcionario Wilson Pardo García.

Masacre de La Rochela, ocurrida el 18 de enero de 1989 en inmediaciones del municipio de SimacotaSantander. En ella murieron 12 de 15 funcionarios judiciales que investigaban varios delitos en la zona. Dicho crimen fue el resultado de una alianza entre paramilitares,  narcotraficantes y miembros del ejército.

Finalmente es importante decir que la guerra entre guerrilleros y paramilitares no ha acabado y en medio de ella se ha segado la vida de campesinos, militares, políticos, funcionarios y hasta la de los propios familiares de estos actores del conflicto armado.

Víctor Ramón Navarro Serrano “Megateo” , jefe de milicias y posteriormente de finanzas del frente Libardo Mora Toro del EPL, fue testigo de cómo los paramilitares torturaron y descuartizaron a su madre y a su hermana menor.

Referencias:

«Detalles del testimonio que involucra a Uribe con masacre»Gonzalo Guillen y Gerardo Reyes (El Nuevo Herald). 26 de abril de 2008. Archivado desde el original el 30 de abril de 2008.

«MASACRE DE MAPIRIPÁN 1997»Rutas del Conflicto.

 «La realidad sitiada: informe final de la Acción Humanitaria al nordeste antioqueño (24-29 de febrero de 2004)».

 La Masacre de El Salado.. Grupo de Memoria Histórica. 2009. ISBN 978-958-704-904-6.

«Vinculados más militares a proceso por masacre de San José de Apartadó»Fiscalía General de la Nación de Colombia. 27-03-08. Archivado desde el original el 7 de enero de 2009.

Las2orillas (2 de agosto de 2016), “La masacre ‘sólo’ duró 45 minutos”

Abierta, Verdad (26 de agosto de 2015). «La Gabarra, una historia de abandono»Verdad Abierta.

 Álvaro García Romero, el mecenas de los ‘paras’

«Masacre de Bahía Portete». ONIC. Archivado desde el original el 27 de noviembre de 2012.

  «Creo en un país donde quepamos todos»El Espectador

Edición: Directores de la revista PrimerNombre.com

Créditos de fotografía: El Sonajero.com – Telemundo – Semana Rural.com -Colectivo de Abogados.org – Movimiento de Víctimas.org – Diario ADN – El Frente – La Correo.com.

About the author

Ángela María Sánchez

Ángela María Sánchez

Leave a Comment