Columnistas Opinión política

LOS ESTEREOTIPOS POLÍTICOS COLOMBIANOS

Escrito por: Juan Camilo Baracchi Vélez- Columnista de la revista digital PrimerNombre.com

Mis columnas suelen ser por lo general de política, así comenzó todo, pero me he ido expandido a diversos temas más profundos.

Navegando en la literatura y en unos cuantos escritos no muy románticos ni crueles, aprendí a escribir sobre muchas áreas; no pretendo definirme como un escritor romántico, político, fantasioso o novelista de crímenes, quiero estar en un punto intermedio para poder decidir lo que quiero sin tener que ser una sola cosa.

Me apasiona ser romántico cuando es adecuado, y crudo o cruel cuando se requiere, o es que ¿si alguien se ríe es un payaso? O ¿si alguien se enoja es un gruñón? No, simplemente hay conductas y emociones que el momento o la situación lo requiere.  

Somos un todo

Debemos tener la capacidad de definirnos como un todo sin entrar en una corriente que nos condene a actuar de cierta manera, tenemos que ser imparciales en el trabajo, en la maestría, en los encuentros sociales, en los debates, en todo, incluso en la política.

Precisamente es en política donde a la gente le encanta decir que es verde, azul, rosado, blanco, negro, etc.

Les gusta definirse como algo que no es propiamente lo que piensan, sino que simplemente eligen estar de acuerdo con alguien ¿Cómo así? Sí, el que está de acuerdo con el partido “X” no se toma la tarea de analizar lo que dice y defiende todas las acciones simplemente para declararse del partido “X” ¿No han visto esas escenas?

Limitados por un partido

Creo que todos a diario vemos como la gente pierde la razón y miente solo porque anteriormente se declaró de tal partido o de un color, como si se tratará de su dios, como si su realidad dependiera de eso, posiblemente su economía, pero es completamente vergonzoso ver este tipo de actos y entrar en discusiones con personas que sufren de miopía mental y se ponen los lentes solo para el señor o partido que eligieron.

Considero que es a vergonzante, un acto de cobardía por no tener los pantalones para reconocer que aquella persona “no le gusta”o que puede tener razón en ciertas cosas; no podemos ser esclavos de lo que diga un movimiento o corriente política.

Esa actitud es de “pereza mental”, quedarse con todo lo que diga el otro y al final de cuentas si pasa algo malo, usted se refugia diciendo que no tiene culpa de nada, porque la idea no era suya y el que actuó mal fue otro, pero recuerde que lo defendió, peleó con su amigo, y votó por esa persona.

¿Y entonces que debemos ser?

Tampoco se trata de ser “yoista” solo lo que usted piensa es lo importante, no, debemos tener en cuenta lo que dicen los demás, al final usted es quien decide y hasta puede tener mejores ideas que los gobernantes, esa es la gente que necesitamos.

Es entendible que el ser humano le guste ganar en todo, de ese ego hay que liberarnos para ser mejores, recordemos lo que decía Aristóteles “considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo”.

Si la razón y la verdad no la tiene usted, entonces la batalla que tiene es consigo mismo. Los invito a que nos quitemos la miopía mental, y seamos gente honorable que pone la ética por encima del dinero, de la política y de otras banalidades.

Edición: Directores de la revista PrimerNombre.com

Créditos de fotografía:
https://unsplash.com/
https://hps.com.co

About the author

Juan Camilo Baracchi Vélez

Juan Camilo Baracchi Vélez

Juan Camilo Baracchi Vélez es ingeniero industrial de profesión, político por pasión, ambientalista por convicción y escritor por necesidad.

Responder a Angelica Ortega X

1 Comment

  • No hay que seguir alimentando esos estereotipos, un pensamiento individual no puede definirse en un conjunto de políticas estandar que solo buscan divisiones.