Actualidad Editorial

MARKETING EXPERIENCIAL: UNA COMPRA SENSORIAL Y EMOTIVA

Escrito por: Daicy Celiani Echeverri Castillo – Comunicadora social, especialista en gestión pública y magister en comunicación e identidad corporativa (c) -Directora revista PrimerNombre.com 

En un mercado tan competitivo como el actual, las empresas que quieren ofrecer un producto o servicio, no solo tienen que satisfacer una necesidad del cliente sino también es vital hacerlo vivir una experiencia que conlleve a que tome una decisión de compra que son impulsadas, muchas veces por la parte irracional del ser humano, más que el área racional, esto significa que son motivados por las emociones, sentimientos y relaciones, para lograrlo, es fundamental generar un ambiente excepcional, original y creativo añadiendo así, un valor diferencial frente a otras compañías que brindan lo mismo.

Un beneficio que tiene el marketing experiencial, es que el costo de publicidad baja considerablemente para una empresa, porque el boca- oreja se convierte en la mejor forma de aumentar sus clientes si se crea en la mente del consumidor una imagen positiva de la misma, que transmitirá posteriormente a su grupo familiar y social.

Las empresas que quieren adoptar esta estrategia, deben cuidar cada detalle dentro del proceso de compra, nada se debe dejar al azar o a la improvisación, todo comunica y estimula al público objetivo, el fin es conseguir una repetición del usuario, una fidelización; por lo tanto, las claves pueden ser sensoriales y volverse memorables.

No obstante, respecto a la gestión del talento humano el equipo directivo debe estar involucrado en esta estrategia de marketing experiencial, con el fin de lograr comprometer a sus empleados en la misma, en algunos casos optan por ponerlos a prueba, como, por ejemplo, si te retiras de la empresa en un periodo corto de tiempo, te darán una bonificación adicional que resulta bastante tentadora, con el ánimo de asegurar de esta forma el mantenimiento del personal más comprometido.

Así que un delicioso olor, una hermosa vista, disfrutar de agradable música, contar con una excelente atención e interactuar con el producto, entre otras acciones, son un sinfín de ayudas que motivan al cliente a consumir y que desee repetir la experiencia, no solo por el producto o servicio en sí, sino con todo lo que implica su adquisición, dejando satisfecha su necesidad, sentidos y emociones.

Leave a Comment