Comunicaciones Investigación

¿LAS ENCUESTAS PREDICEN EL FUTURO?

En primera medida, es vital dejar claro que con las encuestas podemos recoger suficiente información de una población de forma estandarizada y con niveles de alcance mayor por el número de personas con las que conseguimos indagar, por lo tanto, es vital que en el desarrollo de las mismas se direccione al cumplimiento de los objetivos previstos en la investigación en curso.

Por otra parte, la medición va centrada en la relación con el objeto de estudio de los encuestados, sus opiniones, sus diferentes niveles y grados de cualquier concepto preguntado, dando de esta manera una idea generalizada de la temática tratada.

Por ejemplo, en una encuesta de producto se quiere saber las preferencias y gustos de los individuos para encaminar sus propuestas de acuerdo a sus características que se pueden visualizar gracias a la práctica correcta de este instrumento.

Por esta razón, la calidad metodológica juega un papel fundamental porque es su estructura y aplicación la que determina el éxito de la misma, una encuesta mal desarrollada puede tender a malinterpretaciones de los encuestados, y por ende una respuesta inválida, además en la escogencia de los “informantes” no debe existir un sesgo para evitar así un margen de error alto.

Todos estos detalles mencionados anteriormente, se pueden producir en el desenvolver de la aplicación del instrumento de medición y su preparación de las herramientas y de los encuestadores.

Aunque es vital tener en cuenta, que los sujetos encuestados podrían mentir en sus respuestas si no está bien desarrollado el cuestionario, de tal forma, que se genere desconfianza por las preguntas personales o mal elaboradas, también en otro caso por no haber realizado una buena introducción donde se le haya explicado sobre la protección de sus datos, el anonimato de la información o para qué es la misma a grandes rasgos. Además, es posible que el lenguaje o la redacción de la encuesta no sea clara y las respuestas no resulten precisas o reales.

Otro determinante, que podría interferir en la verdad de las encuestas es “quiénes” son las personas que se encuestan y si ellas tienen algún tipo de interés para que la investigación no se desarrolle correctamente.

Decir que las encuestas son oráculos para predecir el futuro es una afirmación con una serie de implicaciones variables que, en la mayoría de ocasiones resultan contrarias a la misma porque con este instrumento se pretende estudiar la realidad de un objeto desde el punto de vista presente o pasado, y en el ámbito de la proyección los comportamientos tienden a variar al igual que los contextos donde se desarrollan.

Según un estudio realizado por la Universidad Autónoma sobre estudio de encuestas dice que, “iniciarse con la exposición de una supuesta causa, y luego seguir a través del tiempo a una población hasta determinar o no la aparición del efecto. Este tipo de estudio es muy utilizado en epidemiología” (Hernández, 2.010).

Así que es claro, que puede variar y es necesario realizar un estudio posterior para conocer si lo proyectado surgió de la forma que la establecemos en la investigación, en el ámbito de las ciencias exactas los resultados en una encuesta suelen a ser un poco más precisos que en los estudios de las ciencias sociales.

Por esta razón es normal ver como fallan las encuestas políticas en la predicción de los resultados, los comportamientos de las personas son variables a través del tiempo, como lo dije anteriormente, y en las votaciones interfieren una serie de factores diferentes entre sí que pueden estipular una decisión que va más allá de una preferencia desembocando en un interés generado posterior a la encuesta, entre otras situaciones.

“El objetivo de conocer por dónde puede ir el futuro es para tomar mejores decisiones en el presente, para conseguirlo recurre a las opiniones de personas expertas en las materias de que se trate, expresadas a través de mecanismos sistematizados de reflexión colectiva” (Rodriguez, 2.001), como por ejemplo, las encuestas con las que se puede recoger un sinnúmero de información importante para el trascurrir de la investigación. Así que es este uno de los mecanismos que puede constituirse en una metodología y técnica empleada en prospectiva, obteniendo en algunas ocasiones pronósticos y construcción de escenarios posibles de realidades inciertas futuras.

A pesar de ello, la vulnerabilidad de las encuestas se debe a la manipulación de los sujetos en las decisiones, la inestabilidad emocional o el interés surgido por una nueva condición determinante que puede ser negativa o positiva por eso es fundamental el seguimiento por la tendencia variable de los diversos aspectos si se quiere tener claro el para qué de estos estudios más allá de los objetivos inmediatos de la investigación.

Bibliografía

Hernández, M. A. (2.010). Estudio de encuesta. Obtenido de https://www.uam.es/personal_pdi/stmaria/jmurillo/InvestigacionEE/Presentaciones/Curso_10/ENCUESTA_Trabajo.pdf

Rodriguez, J. (2.001). Metodologías, fases y resultados. Prospectiva tecnológica , 13-20.

Escrito por: Daicy Celiani Echeverri Castillo- Comunicadora social, especialista en gestión pública y magister en comunicación e identidad corporativa (c) -Directora revista PrimerNombre.com 

Leave a Comment