Actualidad Editorial

¿POR QUÉ LAS IGLESIAS NO PAGAN IMPUESTOS?

Algunas personas quizás por falta de información y no ser afín a la labor espiritual critican el hecho de que las iglesias no paguen impuestos, resulta que no son las únicas que no lo hacen, empresas privadas y particulares pueden desligarse también de estas obligaciones, de hecho, ese es su proceder.

Resulta que la ley de mecenazgo permite deducirlos, a cambio de donaciones a causas sociales, artísticas o culturales, sin embargo, esto no es nuevo y sucede en todos los países solo que poseen diversas normativas, por ejemplo en España “con la reforma del año 2015, se potenció el «micromecenazgo», y ha incorporado modificaciones que afectan sustancialmente al régimen de desgravaciones por donativos (una vía utilizada por la Iglesia católica), tanto para personas físicas como jurídicas” (Unir, 2.017)

Además, existen grupos reconocidos por el gobierno como voluntarios, que pertenecen a las diversas nominaciones cristianas, ellos son invitados por algún funcionario público para que participen colaborativamente sin ninguna remuneración, en las emergencias acontecidas por desastres naturales u otros, viajan al lugar, donan su tiempo, trabajo, especies y dinero.

También, el ente gubernamental les otorga a estos grupos permiso para realizar labores sociales y un certificado especial para que atiendan a la población carcelaria brindando apoyo y fortaleza espiritual, en muchos casos obteniendo como beneficio de estas actuaciones el reintegro de la persona a la sociedad con nuevos principios que los alejan del panorama delictivo.

Adicionalmente, el grupo de voluntarios, o sea, que no poseen retribución económica alguna, también asiste a los enfermos del hospital, a los ancianos, y a cualquier persona que lo requiera, para brindar acompañamiento en esos lugares a donde nadie va. Sumado a ello, las iglesias tienen fundaciones para niños, personas de la calle, y demás población vulnerable.

En conclusión, las iglesias debido a su labor filantrópica no pagan impuestos al igual que muchas empresas privadas y personas particulares que deciden destinar estos recursos económicos al cubrimiento de necesidades sociales de su elección, llegando de esta forma a los sitios donde el estado y la sociedad en general tiene poca o nula presencia.

Bibliografía

Unir. (2.017). Fundaciones y filántropos.

Escrito por: Daicy Celiani Echeverri Castillo – Magister en Comunicación e Identidad Corporativa (c) (UNIR), especialista en Gestión Pública (UIS) y Comunicadora Social (UniPamplona) (Directora revista PrimerNombre.com).

Leave a Comment