Actualidad Editorial

VENEZUELA YA NO ES UN PAÍS DEMOCRÁTICO

En Venezuela ya no hay democracia, porque la democracia no sólo implica ciertos procedimientos para seleccionar y controlar el poder político, sino también el alcance de objetivos y resultados, tales como el desarrollo económico, la justicia social o la igualdad.

Parámetros que no se están cumpliendo, por un lado, la economía del país está en crisis, tanto así que hay personas que decidieron buscar comida en la basura y el salario mínimo no alcanza para adquirir los productos de la canasta familiar. Es normal ver en las casas de Cúcuta (Norte de Santander-Colombia) empleadas de servicio doméstico de nacionalidad venezolana que son profesionales, debido a que sus sueldos de profesora, médica, ingeniera y demás, son muchísimos más bajos que los ofrecidos por las casas de familia del vecino país.

La Venezuela que ahora come de la basura: http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/cronica-venezolanos-comen-de-la-basura-66598

La inflación se encuentra por las nubes, y la estrategia presidencial de subir el salario al 50% aparte de insostenible e inviable, no repercute un impacto positivo en el problema económico del país, con un trasfondo que va más allá de tener más billetes en el bolsillo porque su valor lo determina el mercado, aquel que está colapsado por un sistema subsidiario y totalitarista donde no existe el respeto por el capital privado ni permite el crecimiento de sus pobladores a través de la generación de empresa, que por ende repercute en el desarrollo económico y social del contexto en el que opera.

Maduro aumenta 50% el salario mínimo en Venezuela, tercer alza en 2017: http://www.portafolio.co/internacional/maduro-aumenta-50-el-salario-minimo-en-venezuela-tercer-alza-en-2017-507330

Ernesto Selman y Rafael Fornet afirman que en Venezuela “El poder se ejerce sin tomar en consideración los principios económicos más básicos, como el respeto a los derechos de propiedad. Se estima que bajo el régimen de planificación centralizada se han expropiado o estatizado más de 50.000 propiedades entre fincas (pequeñas, medianas y grandes), industrias y comercios, entre otros, sin compensación por valor de mercado”.

Venezuela: Análisis económico de un país en crisis: https://www.elcato.org/venezuela-analisis-economico-de-un-pais-en-crisis

Respecto al concepto de justicia legal, el sistema penal está a merced del poder político del momento, como hemos visto si un fiscal no se encuentra de acuerdo con las decisiones del ejecutivo es descabezado enseguida, y si entramos en materia de justicia social, no hay igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, solamente los que estén dentro del circulo del régimen del presidente son los beneficiados.

Fiscal de Venezuela dice que espera ser destituida en las próximas horas: http://hsbnoticias.com/noticias/internacional/fiscal-de-venezuela-dice-que-espera-ser-destituida-en-las-pr-322390

En torno a los derechos humanos, prima la fuerza y violencia cuando el derecho a la protesta se quiere usar, es por eso que hemos visto en las noticias varias personas muertas que participaban de marchas a manos de los uniformados de Venezuela, perdiéndose así el derecho a la vida y seguridad.

Protestas en Venezuela dejan 80 muertos, según ministro de Comunicación: http://www.noticiasrcn.com/internacional-crisis-venezuela/protestas-venezuela-dejan-80-muertos-segun-ministro-comunicacion

En conclusión, la democracia no se limita a cuestiones de régimen, porque no considera aspectos claves como la corrupción, la arbitrariedad en la toma de decisiones políticas, como en el caso de la medida de efectuar una constituyente en el vecino país para crear una nueva carta magna, todo por idea del presidente Nicolás Maduro; o en otra situación, la impunidad de los agentes públicos (Barreda, 2.010).

El presidente Nicolás Maduro convoca a una Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39774863

Adicionalmente, surge toda esta problemática debido a que principalmente, en el caso de América Latina, la calidad democrática es precaria por la debilidad de los mecanismos de control del poder político existentes (Mainwaring, 2003) y también porque falla uno de los factores primordiales, la falta de una verdadera participación ciudadana incluyente donde exista una satisfacción generalizada de la población y que incida en las decisiones del gobierno.

Específicamente, existen estudios que comprueban que en Venezuela la calidad de la democracia es baja, al igual que Guatemala, Paraguay, Colombia, Honduras y Ecuador. “Así, el bajo nivel de calidad de la democracia venezolana y las oscilaciones experimentadas en el periodo 2000-2008 se explican por la década de gobierno de Chávez, que —como han puesto de manifiesto diversos estudios— ha erosionado considerablemente los fundamentos democráticos del régimen” (Barreda, 2.010). Ahora imagínense, las cifras aún más penosas en el periodo de Maduro.

Sin embargo, Colombia, según este estudio, ha experimentado una progresiva mejoría a lo largo de este tiempo debido al avance en la seguridad y la pacificación del país, gracias a un conjunto diverso de iniciativas, como las medidas de represión de la violencia, procesos de negociación y espacios de construcción ciudadana de paz (Barreda, 2.010).

Si bien, el desarrollo de un país favorece la calidad de la democracia, en el que un factor es la modernidad de la estructura socioeconómica de un país, en Venezuela ha habido un retroceso, por no estar sujeta al mercado e implementar estrategias como la expansión económica, seguridad en la propiedad privada, libertad financiera y empresarial sino se guía por la aplicación de políticas proteccionistas y subsidiarias, que también fueron ejecutadas en otras naciones con resultados negativos por su desigualdad económica y fomentar una brecha grande entre el gobierno que es dueño de todo y los ciudadanos poseedores de nada, concentrando así todo el poder de manera centralizada.

Por estas razones y más, Venezuela no es un país democrático, si aún lo duda, pregúntese ¿Cuál es la “aptitud (capacidad de acción) —del gobierno— para responder a las preferencias y demandas de los ciudadanos”? Su comportamiento en cambio, está orientado en usar su poder para “desarrollar políticas para perjudicar a los grupos perdedores, restringir su libertad de oposición y proveer los bienes públicos de tal forma que no se permita beneficiar a los grupos excluidos” (Barreda, 2.010).

El concepto revolucionario del expresidente Hugo Chávez seguido por el actual mandatario Nicolás Maduro, dejan claro su actitud antipartidista, con tendencia a ampliar sus poderes y a debilitar los mecanismos de control al gobierno, (Barreda, 2.010)  como se ha demostrado con las políticas efectuadas.

Según, Dahl (2002), la democracia debe satisfacer ocho garantías institucionales: libertad de asociación, libertad de expresión, en Venezuela los medios de comunicación fueron uno de los afectados por el llamado “régimen revolucionario”, ocasionando el cierre de algunos, la censura en otros y respecto a los periodistas, se han visto agredidos ejerciendo su profesión.

Venezuela: Denuncian que 376 periodistas han sido agredidos en protestas contra Nicolás Maduro: http://peru21.pe/mundo/venezuela-denuncian-que-376-periodistas-han-sido-agredidos-protestas-contra-nicolas-maduro-2286987

Además, en una nación democrática se debe garantizar también la libertad de voto, elegibilidad para el servicio público, derecho de los líderes a competir en busca de apoyo, esto me recuerda a Leopoldo López dirigente opositor y preso político; adicionalmente, diversidad de fuentes de información, cuando en realidad en Venezuela hay un monopolio gubernamental de información; elecciones libres e imparciales e instituciones que cercioren que la política del gobierno dependa de los votos y demás formas de expresar las preferencias, cuestiones que no se cumplen en el vecino país.

Por ejemplo, en un informe de Human Rights Watch (2008) describe las medidas impulsadas por el gobierno venezolano, tales como la censura y la discriminación de la oposición política, el cierre de los medios de comunicación o la intromisión en la acción del poder judicial.

En palabras de O’Donnell (2001, p. 27), “la democracia no es tan sólo un régimen democrático, sino también un modo particular de relación, entre Estado y ciudadanos y entre los propios ciudadanos, bajo un tipo de estado de derecho que, junto con la ciudadanía política, sostiene la ciudadanía civil y una red completa de rendición de cuentas”.

Bibliografía

Barreda, M. (2.010). Mikel Barreda. Politica y gobierno , http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-20372011000200003.

Dahl, Robert (2002), La poliarquía: participación y oposición, Madrid, Tecnos

Human Rights Watch (2008), Una década de Chávez: Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela, Nueva York, Human Rights Watch, disponible en: http://www.hrw.org/spanish/reports/2008/venezuela0908/ [fecha de consulta: 5 de julio de 2.017]

Mainwaring, Scott (2003), “Introduction: Democratic Accountability in Latin America”, en Scott Mainwaring y Christopher Welna (eds.), Democratic Accountability in Latin America, Nueva York, Oxford University Press, pp. 3-33.

O’Donnell, Guillermo (2001), “La irrenunciabilidad del estado de derecho”, Instituciones y Desarrollo, 8-9, pp. 43-82.

Escrito por: Daicy Celiani Echeverri Castillo – Magister en Comunicación e Identidad Corporativa (c) (UNIR), especialista en Gestión Pública (UIS) y Comunicadora Social (UniPamplona) (Directora revista PrimerNombre.com).

Leave a Comment