Actualidad Editorial

CÓMO SE APROVECHAN LOS BANCOS DE LOS COLOMBIANOS

Colombia es uno de los países más desiguales del mundo, una muestra de ello es la concentración de la riqueza. Al revisar el listado de los billonarios (en dólares) que publica la revista Forbes encontramos a tres colombianos, en primer lugar, Luis Carlos Sarmiento Angulo con un patrimonio neto de 8.9 billones de dólares, su actividad se centra en la banca, es propietario del Grupo Aval y por ende de la tercera parte de las entidades financieras de Colombia.

El segundo puesto lo ocupa Jaime Giliski Bacal con 3.1 billones de dólares, también se dedica a la banca siendo dueño del Banco GNB Sudameris. Finalmente, con 1.6 billones de dólares se ubica Carlos Ardila Lulle, propietario de la industria de gaseosa Postobón y de la cadena de medios televisiva y radial, RCN.

Por lo tanto, podemos concluir que la banca es quien concentra la riqueza en Colombia. Pese a que la crisis financiera de 1.998   conllevó al gobierno a implementar lo que es hoy el impuesto del 4 por mil, para rescatar el sistema bancario, sin embargo, este no ha dejado de crecer desde entonces presentando un aumento superior al resto de las actividades económicas.

Al revisar las cifras de las Cuentas Económicas Nacionales Trimestrales, Producto Interno Bruto – PIB, otorgadas por el DANE, observamos que la variación anual de la intermediación financiera para el 2015 fue de 9.7% mientras el PIB total solo varió 3.1%, respecto al tercer semestre del 2.016 el crecimiento de la economía alcanzó el 1.2% mientras la banca subió el 7.2%.

Esto significa que la banca en este siglo ha aumentado de tres a cuatro veces más de lo que ha subido la economía en general. Por lo tanto, los pesos colombianos se encuentran gran parte en la banca.

Pero, ¿Cómo es que consiguen las entidades financieras crecer más que todas las actividades económicas? Con un portafolio amplio de servicios bancarios, entre ellos los causantes de la desigualdad.

Paso a explicar, primero la banca y el gobierno incentivan en los colombianos el uso del dinero plástico, en otras palabras, que no compren en efectivo sino utilizando tarjetas sean débito o crédito.

La lógica es que las personas y empresas estarán más seguras entre menos efectivo tengan en sus manos y así usen más los bancos, lo cual no está del todo mal, el problema radica en que las empresas para no perder clientela o atraer más compradores deben implementar los datafonos en sus negocios.

Para hacer uso de este sistema electrónico deben acarrear un costo, lastimosamente no es un costo fijo, sino que va asociado a cada venta que se realiza, en otras palabras, por cada producto que se transe en Colombia empleando el datafono la banca recibe una comisión, obteniendo ganancias sin necesidad de involucrarse ni en la producción o el mercadeo.

Pero la ganancia no termina allí, el uso de tarjetas también le genera un costo al portador y más si son de crédito, así mismo, los bancos no solo capturan ingresos de los productores sino también de los consumidores.

Además, las tarjetas de crédito poseen cuotas de manejo altas acercándose a las tasas de usura de Colombia, a pesar de ello su popularidad se deriva a la facilidad respecto a la adquisición de crédito, que generalmente en otras circunstancias resulta más dispendioso y complejo, mientras que en algunas entidades financieras con tan solo entregar la cedula te otorgan la tarjeta.

Como consecuencia, aquellas personas que no tienen cultura financiera al ofrecerles dinero sin requisitos abrumadores se ven tentados a su uso, sin medir los costos que acarrean.

De esta forma, los colombianos se sienten incapaces de pagar las cuotas y en algunos casos terminan perdiendo sus bienes conseguidos con años de trabajo, pero esto no es un problema para el banco porque ellos ya han contemplado este margen de riesgo sobre las personas que finalmente no pueden cancelar y aseguran su ganancia trasladándola a las tasas de interés y el valor de las cuotas de manejo.

Para resumir los bancos son un sector prospero para la economía colombiana, pero a costa de la sociedad, siendo ellos unos de los principales causantes de la desigualdad porque los que tienen un respaldo financiero ya sea producto de sus bienes o su alto salario pueden acceder a créditos con intereses bajos pero los que no, se arriesgan a usar tarjetas de crédito con tasas altas de usura.

Escrito por: Primernombre.com

Leave a Comment

1 Comment