Actualidad Editorial

ESA MUJER COMO COMPLEMENTO DE MI SER

Respiro, palpo, degusto, escucho y observo el diario vivir el cual transcurre lleno de tormentas, caos y violencia que afecta constantemente mi alrededor tratando de distorsionar mi convicción.

Ser humano significa más que contar con la capacidad de racionar, a pesar de las acciones sin sentido que comete el hombre por su humanidad, pero crear al pensar es lo que demarca la existencia del ser, permitiendo la individualidad del hombre fundar su propio mundo.

Por ello, en mi realidad, el haber escogido a la mujer que me acompaña en mi cotidianidad determina el inicio y ardor de la chispa de mi fe, haciendo que la existencia de Dios y el hombre social sean los idealismos que mueven mi actuar.

La posibilidad de transformar el mundo nace del hecho de que el ser a quien amo es capaz de reconocerme como su complemento, aquel cuyos ideales se alinean con los míos satisfaciendo mis deseos.

Yo he de confiar en la bondad del hombre, quien es agresivo por instinto e ignorante por voluntad, quien ha hecho que la pureza del corazón sea opacada por nefastos acontecimientos lejanos de la razón, sin embargo, la sana cordura regresa al contemplar la inocencia en la risa de un infante, la cual te permite soñar con la reivindicación social.

Pero para ello, el hombre debe reconocer que no es dueño de sí, en tanto que él no determina su existencia y siempre será afectado por causas externas que no le serán posibles controlar, y definitivamente el sentirse poseedor de otra vida conlleva al irrespeto y al decaer social, como se ha visto infinidad de veces con los actos violentos que cometen los individuos contra sus semejantes, afectando así el mundo que ha tratado de crear cada persona.

Razón por la cual he puesto mi alma y cuerpo en cuidado de aquella mujer dispuesta a compartir su vida a mi lado, dado que sin ella mi mundo carece de motivación y causaría un vacío que solo la dependencia a otro ser puede llenar.

Escrito por: Alex Mauricio Rodriguez Suarez- Subdirector de Primernombre.com, economista y docente universitario.

Leave a Comment