Actualidad Editorial

¿CÓMO UNA ESCUELA PÚBLICA DE OCAÑA LE GANÓ A UN COLEGIO PRIVADO DE BOGOTÁ EN QUÍMICA?

Las Olimpiadas de Químicas a nivel Nacional no sólo traen consigo medallas de oro, plata y bronce, sino que el estudiante ganador tiene la oportunidad de representar a Colombia en los Hispanoamericanos.

Uno de ellos fue Johan Sebastián Torrado Pérez de 16 años y alumno del Colegio José Eusebio Caro de Ocaña quién obtuvo la presea dorada, y para ello empezó a estudiar de manera constante química hace dos años con el profesor Edgar Tinoco, caracterizado por detectar a los más pilosos en la materia y brindarles una profundización en el tema más allá del plan curricular.

Sacrificando su tiempo libre formo un equipo de cinco estudiantes de décimo y todos los días por dos horas en la jornada de la tarde estudiaban para preparase para la Olimpiada organizada por la Universidad Nacional.

Pero esta no es la primera vez que la Escuela José Eusebio Caro ha alcanzado premios académicos esta forma de trabajar le ha permitido ganar más de 30 preseas y un reconocimiento al docente con el Premio Compartir al Maestro por su labor.

Además, Johan Torrado, explicó que en la academia de química en la primera etapa el profesor se encargó de explicarles todo personalmente con material de estudio que consistía básicamente en libros de secundaria y hasta universitarios.

“La primera guía que se utiliza es el “HOLA QUÍMICA” el libro de secundaria en Colombia donde hay ecuaciones, reacciones y un poquito de electroquímica, orgánica, velocidad de reacción, lo elemental”.

Y añadió: “Este año empezamos a ver libros de los primeros semestres universitarios, cosas no tan avanzadas, pero si suficientes para la olimpiada”.

Torrado después de vivir esta grata experiencia piensa estudiar Química en la Universidad Nacional en Bogotá, porque para él ningún sueño es grande sino alcanzable.

“Me gusta la bioquímica y la genética, tal vez un poco de biotecnología con neuroquímica que tiene desarrollo en medicina y quiero analizar el genoma humano”.

El puntaje que sacó Johan Torrado fue 55 de 60, y como él dijo a la final depende de cómo justifique y dé una respuesta satisfactoria en los ejercicios y en las mecánicas mostrando cómo asimilo lo preguntado.

Por su parte, Isaías Pérez del colegio Caro igualmente, consiguió medalla de plata a sus 16 años, quién contó que el secreto se encuentra en prepararse con libros que superen los niveles de bachillerato.

“Yo estudio todas las aéreas, leyendo libros de universidades, así me ha ido bien”.

Y agregó: “A pesar que por lo general se presentan más colegios privados y de Bogotá, que además son bilingües y tienen un nivel académico más alto una escuela pública está en la capacidad de competir y aun así tener la misma oportunidad”.

Adicionalmente, Jose Augusto Quintero Meneses, rector de la Institución Educativa José Eusebio caro, indicó que: “Los estudiantes se preparan integralmente, en primera instancia buscamos una formación como personas, para que sean buenos ciudadanos y en segunda se les da el proceso pedagógico enfocado en el conocimiento”.

El mensaje del director de la escuela de Ocaña que retumba todos los días en la mente de sus alumnos es: “Todo lo que uno se proponga en la vida se va a alcanzar siempre y cuando se haga todo lo posible por lograrlo, el mayor obstáculo que tenemos es uno mismo”.

Es quizás gracias a esta premisa que los estudiantes de la Escuela José Eusebio Caro no les da miedo participar y competir con alumnos que pagan hasta 20 millones de pesos de pensión mientras para ellos la educación es gratuita.

Escrito por:

Daicy Celiani Echeverri Castillo -Comunicadora social y especialista en gestión pública 

Directora revista Primernombre.com 

Leave a Comment