Publirreportajes

¿QUÉ HAY DETRÁS DE UN PERIÓDICO?

Muchas personas se han preguntado ¿Qué hay detrás de las noticias que se redactan todos los días? Y ¿Cómo hacen para poder sacar a tiempo cada jornada un diario diferente? Pues yo era una de ellas, hasta que lo descubrí todo, gracias a una visita realizada a La Opinión en mis años de estudio en la Universidad.

Esa mañana a las 7:50 llegue con muchas dudas, dispuesta a resolverlas, espere mientras que eran las 8 de la mañana, y entre a la reunión preliminar donde se determina que información se investigaría ese día y a que lugares se iría, por si necesitaban un auto o camioneta u otra solicitud.

Al parecer Hugo Gonzales periodista judicial aún no había llegado. Pregunte por él, pues era la persona a la que me habían asignado,  me dijeron que su labor empezó antes, y yo creyendo que había llegado a tiempo. Esta sección del periódico  es la única que tiene la costumbre de empezar aproximadamente a las 6:30 de la mañana, pues a esa hora es dónde se descubren generalmente, los muertos amanecidos de la ciudad, y así fue en esa ocasión, el primer muerto del día cayó acribillado muy temprano.

¿Será que todavía no estaba preparada para ver cadáveres?, no lo sé, pero cuando vi las noticias del periódico de ayer y observe una foto con un cuerpo sin vida en el río me sorprendí, pero en ese momento me llene de valor para lo que me  tocará vivir en esos instantes.

A pesar que no vi de cerca en esa ocasión a lo que más temía: A la muerte, aprendí varias lecciones que no olvidaré, por ejemplo, en la primera salida llegamos al Hospital Erasmo Meoz y resolví dos importantes preguntas: ¿Quien es la mejor fuente? Aunque muchos se sorprendan, es el celador porque es quien recibe todas las entradas y tiene toda la información recopilada en una planilla. ¿Como un periodista puede obtenerla? la respuesta es sencilla: Con un periódico. Divague un poco en mi mente y pensé que depronto sería porque el celador se siente orgulloso de contribuir a las noticias del día siguiente y al leerlo lo comprobaba. Recogimos varios datos, ahora faltaba el siguiente paso que era conseguir las versiones de primera mano: Los familiares de las victimas.

Después de salir del centro de salud, nos dirigimos a la morgue.  No contamos con suerte en esa ocasión, pues los allegados ya se habían marchado, decidimos esperarlos, paso una hora en vano, por lo menos ya habíamos conseguido una foto del inciso Carlos Arturo Pernalete una de las victimas del accidente fatal en Peñas de Tencalá del 29 de febrero.

Por la tarde la situación mejoró y hablamos con la mamá, la esposa y demás conocidos, investigamos y nos dimos cuenta de las diferentes versiones que existían, entre ellas tocó escoger la que nos parecía más factible.

Después de casi terminarse un día largo y de recolección de noticias, la diagramación de la página era el siguiente paso, pero antes no podía faltar la corrección de Rafael Pabón el editor general y en esa época mi profesor de prensa. A las 8 de la noche mi labor había terminado. Alisté mi mochila pero no sin antes llevármela cargada de enseñanzas, recuerdos y un periódico, por supuesto, pero no el del día siguiente, pues la impresión duraba toda la noche y madrugada, con el fin único de llegar bien temprano a las manos de sus lectores.

Primernombre.com

Leave a Comment