Editorial

EMANCIPACIÓN

Me revuelco en el oro para encontrarle sentido a las muertes de mis antepasados…Solo huelo sangre, mientras mi suelo también reclama mis huesos…Me rió del exilio y nos quedamos en secreto con él.

Como no herir mortalmente la esclavitud si fue causa sublime del sufrimiento…No me preocupa la rebelión ni los muertos que cargue encima.

En la noche aún veo sus fantasmas, siento que me oprimen para que les saque las últimas venas de mi tierra, desconsolada sólo llora y sus benditas lágrimas me las tragó para saciar mi sed y  desaparecer su dolor en mi boca.

Depronto me siento sucio, me veo como uno de ellos…¡Oh madre, tus hijos te traicionan!…Me ahogó y me entregó en el grito de ¡libertad!…Mientras mis ojos se desprenden y mi ropa…Me siento libre y corro hacia la muerte…Prefiero morir que lentamente verte fallecer. {jcomments on}

 

Leave a Comment