Invitados especiales

-SE VENDE- LA CASA NATAL DE CUSTODIO GARCIA ROVIRA (MONUMENTO CULTURAL DE LA NACIÓN).

ERIC RONEY CHAPARRO QUINTERO, ABOGADO, ECONOMISTA EN FORMACIÓN (UIS), CANDIDATO A MAGISTER EN HERMENEUTICA JURÍDICA Y DERECHO.

Si usted va pasando por la carrera novena con calle 35 de la ciudad de Bucaramanga, podrá observar en la esquina sur-occidental de este lugar,  la casa natal del prócer de la patria CUSTODIO GARCIA ROVIRA. Este inmueble fue declarado monumento cultural de la Nación a través de la Ley 48 de 1966. Esta normativa además dispuso que el estado debía comprar este inmueble y establecer en este, un museo de armas, para esto, la Ley dispuso un gasto de cien mil pesos que debían servir para comprar la casa. Sin embargo, como muchas de las cosas que suceden en este país, cuarenta y dos años después,  la nación no ha comprado el inmueble y menos se ha pensado en un museo de armas en la ciudad de Bucaramanga, empero, lo cierto es por demás, que al parecer a nadie le interesa este tema.

Explicaré a continuación de forma más detallada, cual es la situación actual de la casa natal de CUSTODIO GARCIA ROVIRA.


Como ya se dijo, en 1966, a través de la Ley 48 de 1966, (norma que es prácticamente imposible de buscar por internet), el inmueble ubicado en la Carrera novena con calle 35 esquina sur-occidental de la ciudad de Bucaramanga, fue declarado monumento cultural de carácter nacional, en esa época. La casa en ese entonces pertenecía a las Hermanas Bethlemitas del Sagrado Corazón, quienes la habían adquirido por prescripción adquisitiva de dominio. Después, en 1975, las hermanas le vendieron a la señora DOMINGA VALDIVIESO DE LOPEZ, quien puso en funcionamiento en la casa una institución educativa denominada Sagrado Corazón de María.

En el año 1998 la señora DOMINGA, seguramente acosada por las deudas, hipotecó el inmueble a la Cooperativa de los Trabajadores de Santander COOMULTRASAN LTDA, (contrato hipotecario que de acuerdo a la Constitución Política de 1991 no podía hacerse). En el año 2001 la señora Dominga fallece y en este mismo año se interpone una acción popular, que en cinco años determinó el cierre del colegio El Sagrado Corazón de María.  Cinco años después, le ordenó al propietario del inmueble, a la Alcaldía de Bucaramanga y al Ministerio de Cultura que realicen todas las obras de manteamiento y restauración necesarias sobre el bien y además, a los dos últimos mencionados, que reúnan los recursos suficientes para adquirir el inmueble.  Actualmente el proceso de sucesión de doña DOMINGA ya determinó la adjudicación de la casa a uno de sus sucesores, de quien por motivos de seguridad no se revelará el nombre, pero que denominaremos “COSTANZA”.

Actualmente, la señora COSTANZA es la dueña de la casa natal del prócer CUSTODIO GARCIA ROVIRA y en su afán de poder vender la casa a los entes del Estado que por obligación de la Ley, (48 de 1966), y por disposición judicial, (providencias del Tribunal administrativo de Santander y del Consejo de Estado), ha elevado más de veinte derechos de petición solicitando que estas entidades hagan lo propio (restaurar y comprar). Ha interpuesto un desacato, (el cual, la magistrada que conoció de la acción popular, se abstuvo de iniciar), y en fin ha realizado un sinfín de trámites y gastos tratando de hacer que estas dos entidades compren el inmueble y además de soportar esta odisea, ha velado, durante más de diez años, en absoluta soledad, con recursos propios, porque el inmueble se mantenga y porque los lobos de COOMULTRASAN no lo rematen en proceso ejecutivo hipotecario que adelante esta entidad financiera en el Juzgado 5 civil del circuito de Bucaramanga.

Cabe señalar que, la negligencia de la administración respecto de este tema ha sido tan grande, que ni siquiera han ordenado que en el certificado de tradición y libertad del inmueble se haga la respectiva anotación, que lo distinga como monumento cultural de la nación. Situación que ha llevado a la juez quinta, a ordenar en tres oportunidades el remate del inmueble, pues según esta funcionaria el hecho de no aparecer en el certificado la anotación respectiva, hace que el inmueble pueda correr el mismo destino que cualquier otro inmueble corre en un proceso hipotecario, el cuál es el remate del mismo.

Empero, no le asiste desde ningún punto de vista razón a esta juez por cuanto el carácter de monumento lo dio una Ley, norma que, como juez debería conocer y serle suficiente para entender que el proceso hipotecario no debió siquiera haberse admitido. Por fortuna, a la fecha, el proceso ejecutivo hipotecario se encuentra en archivo temporal, pero ya los lobos de cierta entidad financiera de nuevo aúllan y buscan remates.

También se debe señalar que, la administración está haciendo todo lo posible, (comisión viene, comisión va; acuerdos interadministrativos nunca desarrollados se hacen y se prorrogan indefinidamente, se proponen estudios, en fin bla, bla, bla…), para que se realice un estudio que determine solo la compra de aproximadamente doscientos metros cuadrados del inmueble y, restaurando esta Porción de terreno, instalar el museo de armas ordenado por la Ley 48 de 1966.

Teniendo en cuenta la lógica y el proceder de “nuestras instituciones” y la breve reseña que sobre la situación de la casa natal de CUSTODIO GARCIA ROVIRA se ha presentado aquí, quedan varias preguntas y dudas: ¿Hasta cuándo la Alcaldía de Bucaramanga y el Ministerio de Cultura realizarán la compra efectiva de la casa natal de CUSTODIO GARCIA ROVIRA, pasarán 40 años más para que esto se dé?,  ¿Será que los Bumangueses, no merecemos un museo de armas con un área de 1.854 metros cuadrados o, como a nadie en esta ciudad parece importarle la cultura, 200 metros son más que suficientes?, ¿El Estado estará dispuesto a pagarle a doña COSTANZA los daños y perjuicios que le está causando por su negligencia e incompetencia?, ¿Quién puede obligar a la actual administración de Bucaramanga y al Ministerio de Cultura para que cumplan la Ley, teniendo en cuenta que la magistrada que decidió la acción popular no le dio trámite al desacato? y ¿En qué bolsillo se habrán quedado los $100.000 que dispuso la Ley 48 en 1966 para la compra del monumento?

PD. La casa está en venta al mejor postor, (probablemente un constructor), porque doña COSTANZA, con justa causa, no puede seguir esperando que alguno de nuestros representantes cumpla la Ley, su patrimonio no puede seguir soportando el mantenimiento del monumento y porque se sabe que si el monumento se cae, por cualquier razón, la responsabilidad, hasta de carácter penal será de ella y ahí sí, nuestros representantes correrán presurosos a descargar su responsabilidad en alguien que de mil formas les ha rogado que hagan lo que tienen que hacer.{jcomments on}

Leave a Comment