Invitados especiales

EMBALSE TONÁ, UN IMPACTO AMBIENTAL NECESARIO

Herley Mauricio Carrillo Rodríguez Tecnólogo ambiental, UTS Ingeniero ambiental en formación Universidad de la Paz

embalse de tona

En el km 10 vía Bucaramanga – Matanza en el sector conocido como puente Tona un cartel de 3.6 metros da la bienvenida a uno de los proyectos trascendentales de Bucaramanga y el Área Metropolitana. Se trata  del plan de regulación del Rio Tona. Poco se ha hablado oficialmente de ello pero es mucho lo que se murmura sobre él. En general está pasando casi desapercibido para los habitantes de la ciudad.

¿Qué es este proyecto? ¿A quién beneficia? ¿Cuál es su afectación? ¿Por qué es importante? Veamos.

En 1995 el Acueducto metropolitano de Bucaramanga  (AMB) contrato un estudio de pre- factibilidad para la ampliación del sistema de abastecimiento. Presento varias alternativas de aprovechamiento de los ríos Manco, Oro y Hato. Pertenecientes a la cuenca del rio Magdalena y las quebradas piedras blancas Umpala y Guayanas en el altiplano de Berlín, pertenecientes a la cuenca del rio Arauca.

Los estudios fueron complementados por análisis de Geología y Geotecnia, para la factibilidad de la regulación del rio Toná las cuales mostraron básicamente la conveniencia de la construcción  de una presa y un embalse sobre dicho rio cercano a su desembocadura en el rio Suratá.

El 8 de agosto de 2005 según resolución 1193 es otorgada la licencia ambiental (Se realizó modificación de esta mediante la resolución 1366 del 30 de diciembre de 2009)  para el proyecto de construcción de la presa con capacidad inferior a los 200 millones de metros cúbicos de agua denominado “Ampliación y adecuación de las captaciones sobre el rio Toná“.

Finalmente  en febrero del 2006, en el marco del convenio agua para Bucaramanga 2001 el Banco Interamericano de Desarrollo,  el Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo territorial, la Alcaldía de Bucaramanga y el AMB seleccionó como la alternativa técnico –económica y ambiental óptima, el “Proyecto de Regulación Embalse de Bucaramanga del rio Toná”

Las obras comenzaron oficialmente el 24 de septiembre de 2010 con un acto simbólico  en donde hubo fuegos artificiales y en él cuál se contó con la presencia de autoridades locales y departamentales.

Hoy año y medio después del comienzo de la obra, el costo ambiental no puede pasar  desapercibido, porque este tipo de acciones generan cambios ambientales irreversibles en la zona. Originan migración de peces, por ende su etapa reproductiva y de crecimiento podría generar afectaciones en su cardumen. La transformación paisajística será evidente pues una gran parte del terreno se convertirá en una zona de inundación de 1. 800 metros. Además pérdida total de la flora y la fauna en el área de influencia. Efecto del cauce seco del  rio Tona desde la construcción de la presa hasta su desembocadura en el rio Suratá, aproximadamente de 700 metros. Desestabilización de taludes en las zonas de excavación, así como la intervención en 6 quebradas aledañas.

El área de influencia directa ambiental AID se encuentra en el área a inundar hasta la cota de 895 m2 y una franja adicional de amortiguamiento  de 15 metros, bordeando el área de inundación hasta la cota de 910 metros.

Hasta la fecha se ha realizado más de 50 liberaciones de individuos entre los cuáles se cuentan: Mamíferos, aves, reptiles y anfibios, más de 200 avistamiento de especies  y una recuperación de más de 400 peces. Se cuenta con un vivero de salvamento de epifitas, datos que poco se conocen y que los medios de comunicación locales hicieron un escueto y frágil eco en sus emisiones.

El 21 de febrero del presente año, se hizo una desviación del rio por el túnel de 504 metros.

En la actualidad, las fuentes que suministran el agua potable se encuentran totalmente agotadas, en invierno se captan 1.400 lps del río Tona (100% de la capacidad de la aducción existente), y en verano se captan 650 lps (solo el 46% de la capacidad instalada).

Es posible que en los próximos años, los efectos de un fuerte fenómeno del “El Niño” ocasionen el racionamiento del recurso hídrico. Así mismo, los excedentes generados en invierno se están perdiendo, siendo de gran importancia optimizar el sistema, regularlo antes de la confluencia con el río Suratá.

El proyecto comprende la construcción de una presa de 103 metros de altura, que almacenará un volumen de 17,6 millones de metros cúbicos y regulará un caudal de 1.000 litros por segundo. Adicional el sistema de acueducto equivalente esta constituido por una reserva de agua para tres meses de consumo. Adjuntamente, la labor está conformada por una planta de tratamiento de 1.200 lps de capacidad, una línea de aducción de 3.8 kilómetros y una línea de conducción en tubería de 1.2 metros de diámetro y 15 kilómetros de longitud hasta el municipio de Girón.

Es muy importante destacar la realización de este proyecto que garantizará el recurso hídrico por los próximos 25 años. Tomemos como ejemplo, la situación que se vivió en la ciudad de Manizales donde el rompimiento de una tubería puso en jaque a las autoridades y el pueblo manizalita, porque tuvo que soportar 17 largos días sin el preciado líquido. En Bucaramanga el proyecto de regulación del rio Toná es más que un plan de agua es vida.

Bibliografía:

Confis, Consejo superior de política fiscal documento D.G.P.P.N. No. 046/2009

Conpes Documento 3614

Cdmb auto 6195

Estudio de Impacto ambiental Proyecto regulación rio tona

Cdmb resolución 1193 de 2005

Cdmb resolución 1366 de 2009{jcomments on}

 

Leave a Comment