Editorial

COMO VA EL AGUA EN COLOMBIA

En Colombia el acceso al agua potable y saneamiento en Colombia y la calidad de estos servicios ha aumentado significativamente durante la última década. Sin embargo, aún quedan desafíos importantes, incluso una cobertura insuficiente de los servicios, especialmente en zonas rurales y una calidad inadecuada de los servicios de agua y saneamiento. En comparación con algunos otros países de América Latina, el sector está caracterizado por altos niveles de inversiones y de recuperación de costos, la existencia de algunas grandes empresas públicas eficientes y una fuerte y estable participación del sector privado local.

A pesar de ello como mencionamos anteriormente aunque ha aumentado el saneamiento, no es suficiente y aún hay muchas falencias porque los sistemas de alcantarillado no tienen la capacidad hidráulica suficiente para manejar los flujos de aguas residuales, especialmente en los barrios pobres, lo que redunda en problemas de desborde, además del gran error de nuestros antepasados de las aguas negras y la falta de regulación  del sistema de alcantarillado, hoy en día se ven los problemas cuando llueve demasiado y las calles parecen un rio, y en definitiva termina contaminando el agua de los ríos aledaños.  En el 2006, el 26% de las aguas residuales generadas en el país recibió algún tipo de tratamiento. El restante 75% de las aguas se descarga sin ningún tipo de tratamiento, contaminando una parte significativa de los recursos naturales de agua, como vemos una pequeña proporción, lo que es preocupante, por esta razón en los hospitales vemos pacientes con múltiples enfermedades causadas por el no tratamiento de aguas adecuado, aunque se ha venido manejando gracias a los programas de promoción y prevención del ministerio de salud.

¿Pero cómo funciona la concesión de agua? La autorización para el uso y aprovechamiento del recurso hídrico ya sea que se capte de fuentes superficiales como ríos, quebradas, arroyos, nacimientos, acequias, amagamientos, etc., o de fuentes subterráneas como pozos profundos, bien sea para uso doméstico colectivo o individual, agrícola, pecuario, riego, recreativo, industrial, generación de energía, entre otros para consumo humano y doméstico o su renovación, así como las relacionadas con el uso agrícola de aguas servidas, requieren autorización previa del Ministerio de Salud o de la entidad en quien este delegue. Para efectos del otorgamiento de una concesión de agua por parte de la EMAR, el Ministerio de Salud o su entidad delegada podrán realizar o exigir una nueva evaluación o verificación de cualquiera de los criterios de calidad.

Como vemos existe una regulación, pero también sabemos que hay una gran problemática alrededor del agua por lo tanto, el Viceministerio de Agua y Saneamiento ha iniciado cuatro programas nuevos: Planes Departamentales de Agua y Saneamiento, Programa de Saneamiento para Asentamientos (SPA) en el marco de un Programa de Mejoramiento Integral de Barrios, Programa de Saneamiento de Vertimientos Municipales para incrementar el volumen de aguas municipales tratadas, Programa de Lavado de Manos.

La responsabilidad de regular los servicios de abastecimiento de agua en el ámbito nacional cae en dos instituciones independientes: La Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) define los criterios que rigen la prestación eficiente de los servicios y establece las normas de revisión de tarifas, pero no está a cargo de controlar la aplicación de estas normas. Esto último es responsabilidad de la Superintendencia de Servicios Públicos (SSPD), un ente regulador multisectorial.

El Gobierno se propone mejorar el desempeño del sector de agua y saneamiento mediante las siguientes medidas: (i) fortalecimiento del marco regulador; (ii) implementación de programas de asistencia técnica; (iii) apoyo financiero para promover la modernización y la gestión eficiente, así como el subsidio de los pobres; y racionalización del marco institucional en el ámbito nacional para mejorar la coordinación del sector. El Gobierno también respalda la participación de la empresa privada en el sector.

Daicy Celiani Echeverri Castillo

Comunicadora social, universidad de pamplona{jcomments on}

 

Leave a Comment